top of page
Buscar

La técnica de los seis sombreros para pensar eficazmente


Técnica de los seis sombreros para pensar e innovar eficazmente ESCOACHING
"¡Piénsalo bien. Es una gran decisión! "
"Dale una vuelta y la semana que viene nos presentas un documento con el plan que vas a poner en marcha."

¿Cuántas veces hemos tenido que parar a pensar sobre una decisión importante, un tema complejo o un reto y no sabíamos ni por dónde empezar? ¿Cuántas veces has acabado haciendo una lista de pros y contras y al final no te ha servido de mucha ayuda? Quizás te suene la técnica de los seis sombreros para pensar e innovar eficazmente que te vamos a contar este post porque es una herramienta que ya ha ayudado a muchas personas y equipos de un modo original, divertido y eficaz.


¿En qué consiste la técnica de los seis sombreros para pensar eficazmente?


Este método de los seis sombreros fue desarrollada por Edward de Bono y permite ampliar nuestra mirada para provocar una comprensión más profunda y creativa. Queríamos compartir hoy contigo la maravillosa técnica de los 6 sombreros inventada por el gran psicólogo, filósofo, médico, escritor maltés y profesor de la Universidad de Oxford Edward de Bono y reconocer el extraordinario legado en el ámbito de la creatividad, el pensamiento y el management que nos ha dejado este gran creador recientemente fallecido.


Edward de Bono, entre otras muchas aportaciones, es considerado el padre del concepto del pensamiento lateral. Era un firme defensor de la creatividad y consideraba que el pensamiento eficaz debe y puede entrenarse para dar solución a problemas y dilemas complejos. ¡Aquí te dejamos uno de esos dilemas que le encantaban!


¿Cómo resuelves el siguiente dilema? En ciertos gremios, un/a empleado/a necesita una licencia para poder realizar un trabajo, pero la condición para obtener la licencia es que primero haya hecho un trabajo en ese ámbito.

¿En qué consiste la técnica de los seis sombreros?

Esta técnica que inventó Edward de Bono sigue siempre la misma pauta. Puede parecerte a primera vista sencilla pero es extremadamente potente. Desde hace años utilizamos esta dinámica con equipos innovadores en empresas, en universidades y también con jóvenes para entrenar su capacidad de pensamiento, su creatividad y la mentalidad innovadora. Supone un verdadero entrenamiento para nuestro cerebro o, como nosotros lo llamamos, "yoga mental" porque propone distintos movimientos y "posturas mentales" acerca de una misma situación, problema, dilema o reto.


Bono transmite en su libro de los “6 sombreros para pensar” que hacer algo tan simple como ponerse un sombrero en la cabeza constituye un acto deliberado y consciente. Es una decisión.


El pensamiento estratégico que necesitamos para afrontar situaciones complejas debería seguir esta regla, “ser deliberado”, teniendo plena conciencia de estar activándolo. No es algo que podamos hacer poniendo el piloto automático y por ello, el gesto (real o imaginario) de ponernos “el sombrero” nos ayuda a concentrar la atención y generar un estilo de pensamiento variado, ágil y creativo.


Esta técnica busca provocar el pensamiento en seis direcciones a través de seis sombreros diferentes. Cada sombrero nos ofrecerá una mirada, un enfoque especial. Esta técnica puedes hacerla tú solo/a ¡y también en equipo!


El sombrero blanco


Cuando nos "ponemos" este sombrero salimos a buscar el punto de vista objetivo, neutro y vacío de sesgos, prejuicios y emociones. El estilo de pensamiento que aplicaremos se basará en la búsqueda y análisis de datos, en el contraste de la información proporcionada sin emitir juicios de valor.


Este enfoque permite no involucrarte emocionalmente ante una decisión y tomar una cierta distancia. No significa ser fríos/as o mostrar desinterés ni desapego. Simplemente este sombrero nos permite:

  • Recoger hechos concretos.

  • No interpreta ni da opiniones.

  • Se mantiene neutro.

  • Toma distancia.

Sombrero negro


Ponernos este sombrero para pensar sobre un reto, una decisión o situación compleja nos enseña a comprender y aceptar que ciertas cosas pueden salir mal, o pueden no funcionar como esperamos o simplemente pueden no llegar a ocurrir. Esta mirada nos ayuda a ser críticos y ver los riesgos para ser más realistas y poder anticipar obstáculos o dificultades.


Este sombrero, esta mirada, se alimenta de nuestras experiencias pasadas. Recuerda cosas que no funcionaron en el pasado, cosas que aprendimos, aquello que queremos evitar...

“Lo importante de una bicicleta -o del pensamiento creativo- es moverse; el freno -o el pensamiento negativo- es sólo un mecanismo de seguridad” -Edward de Bono-

Sombrero verde


Este sombrero es pura originalidad y creatividad. Cuando nos ponemos este sombrero hay que cruzar fronteras, hacer posible lo imposible, generar ideas sin filtros. Ser incluso irreverente, políticamente incorrecto/a o provocativo/a.

Esta mirada es fundamental y nos enseña a liberarnos de ciertas ataduras o prejuicios que podemos tener. Con este sombrero nos "damos permiso" a crear lo imposible, a generar propuestas y a abandonar el lado más conservador o miedoso que podamos tener a la hora de afrontar un problema, dilema o reto.

Este sombrero nos recuerda que no vale tener una idea. ¡Hay que tener muchas más! La base de la creatividad empieza por esta capacidad de pensamiento divergente que supone, a partir de un tema, palabra, idea o reto poder generar y provocar más de una solución, más de un enfoque, más de una única visión.

¡Este sombrero es..... la imaginación al poder!


Sombrero rojo


El sombrero rojo es....pasión. Es emoción en estado puro. Cuando te pones este sombrero es porque es el momento de sentir, de percibir desde el corazón.

Este sombrero nos permite abrazar la subjetividad, las intuiciones, lo que notas sin tener un por qué, sin necesidad de tener una lógica o justificación que avale esa sensación. Es el momento de decir en voz alta qué te apasiona, te motiva, te hace palpitar y también de lo que te produce el efecto contrario. Con este sombrero no hace falta preguntar "por qué". El sombrero rojo nos da la libertad de expresar lo que sentimos sin necesidad de explicarnos ni justificarnos.


Sombrero amarillo


Mientras el sombrero negro nos ayudaba a elaborar un enfoque lógico-riesgo tan útil para ser más realistas en nuestro día a día, el sombrero amarillo nos enseña a aplicar un enfoque de pensamiento lógico-oportunidad. Al ponernos este sombrero buscamos posibilidades, oportunidades, nichos nunca explorados. Nos preguntamos ¿qué oportunidad nos brinda esta situación?


Con este sombrero nos esforzamos en ver posibilidades donde otros pueden estar viendo solo puertas cerradas. De hecho, que otras personas vean pocas o ninguna posibilidad detrás de una puerta, no significa que sea necesariamente así. Por lo que con este sombrero, siempre siendo realistas, nos da un enfoque más optimista sobre la realidad y nos anima a ver nuevos retos.


El sombrero amarillo nos permite identificar y construir caminos. Es optimista y realista a la vez ya que es capaz de justificar dónde y por qué es una oportunidad. Recuerda que si solo fuera una sensación, un pálpito, una intuición....¡estaríamos hablando desde el sombrero rojo!


Sombrero azul


Este sombrero está presente en todo momento. Refleja la tranquilidad, el equilibrio y el autocontrol y representa el estado en el que el pensamiento adquiere su máxima eficacia. Cuando trabajamos con equipos, comenzamos y terminamos todos con un sombrero azul. Con ello tratamos de asegurar que el proceso comienza desde la calma necesaria para afrontar un reto y finaliza con la calma necesaria para tomar decisiones.


¡Esperamos que te haya encantado esta técnica y comiences a entrenarla!

Ahora que la conoces... ¿qué sombrero dirías que usas más?

¿Y cuál menos?

¿Cuál te propones entrenar a partir de ahora?


“Generalmente, los únicos que están satisfechos con su capacidad de pensamiento son aquellos pobres pensadores que creen que el objetivo de pensar es probar que tienen razón, para su propia satisfacción” -Edward de Bono-

bottom of page